Los medios, el doble baremo y la hipocresía universal

“Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día”

John Lennon

8:15 am, cuidad de Panamá. Al igual que otros días, voy tarde para la oficina, pero estoy tranquilo, es lo que tiene tener un trabajo donde sabes a que hora entras, pero nunca la hora que sales. Voy de pie en el MetroBus, pero ni aún así, dejo de revisar el chat ni el correo de mi móvil. Escucho una canción en él, “London Calling” de The Clash, recuerdo vagamente. Entro al Twitter, y por los temas que van sucediendo, veo que una noticia poco a poco se va apoderando de mi TimeLine: Ha sido capturado Muamar el Gadafi. El tema me interesa más bien poco, pero creo que es un hilo de conversación perfecto para hacerle a mi jefe, y que olvide un poco mi tardanza. Sigo revisando mi TL, leo chistes ingeniosos a propósito de Gadafi, del que se rumora, está muerto, entre ellos, algunos sobre su parecido razonable con Carmen de Mairena, o la One Two en Panamá. Un twitero de un medio local hace RT de otro al que no sigo, de una supuesta imagen del dictador libio, mal herido. Advierte, eso sí, de que son fuertes, pero mientras lees eso, ya te muestra la fotografía. En ella se muestra a un hombre, pienso yo con gran parecido a Gadafi, con la cabeza apoyada en la rodilla de alguien. Su rostro está ensangrentado, y su mirada, quien sabe si mirando a cámara o perdida en el horizonte, muestran unos ojos vacíos, negros, sin alma. Pienso que lo que veo, es fuerte, pero vamos, que esto es el Twitter, y aunque es una hora bastante digamos pública, no es que tampoco sea gore o algo así, aunque he de admitir que las imágenes de gente asesinada me ponen nervioso.

8:42 am.  Como no me dio tiempo a desayunar en casa, paso a la cafetería del edificio a comprar aunque sea una tortilla de patatas (o española, como les decimos acá) y una taza de café. Me fijo en la pantalla del comedor principal y están dando CNN en español, y ahí estaba, el vídeo, del cual había salido la foto que antes había visto en Twitter. Se mostraba igualmente a Gadafi con la cabeza recostada en el regazo de alguien, aunque en el vídeo me queda menos claro que esté vivo, ya que su mirada se veía aún más perdida, invariable en los segundos que dura el corto. Se repetía la imagen una y otra, dándome cada vez más asco. Pensé en mi hermano que estaría viendo la TV a esas horas, en mis niñas, y me sentí horrible.

9:10 am. Llego a la oficina, y está la tele encendida. Mi jefe ya ha llegado, y parece más interesado en lo que ha pasado en Libia a que por qué he llegado tarde por enésima vez. O sea, que estoy de suerte. Me dice que le enferma la imagen, que coloquemos el noticiero nacional, que para ser sinceros, pasa bastante de la información internacional. Ahí estaba un “respetado” periodista indignadísimo -se indigna por todo el tipo- . Mostraba un vídeo, que no se quién le había pasado, donde se veía una joven en una discoteca, bastante ebria, haciendo una especie de table dance y se quitaba la blusa. Todo, eso sí, bastante pixelado, no vaya ser que alguien en nuestras casas nos de por hacer lo mismo o traumemos a un chiquillo con semejante información. El tío, como he dicho, indignadísimo, decía que “estamos perdiendo los valores”, que “eso no se veía antes” y demás memeces.

Mis neuronas dijeron al unísono: No me jodas!!!! Que coño pasa aquí, que pixelamos un par de tetas que venimos mamando desde que nacemos pero no hay nada de malo en poner a un tío desangrándose frente a los ojos de nuestros hijos?!?

Y hay que entonar el mea culpa y ser sinceros, tenemos parte de culpa en esto. Pongamos un ejemplo: Estamos viendo una peli del Chuache o del Stallone, cuando de pronto el tío le mete un pepazo en medio de los ojos al malo de turno. Si están nuestros hijos o familiares menores cerca, ¿nos avergonzaríamos? ¿Le recordaríamos que los Lunis ya dieron la hora del dormir? Ahora supongamos que en vez de ponerse violento, el Stallone se pone cachondo con la tía buenorra … Ya creo que sabemos a donde quiero llegar…

Si, nos la damos de muy progres y seguimos con la hipocresía, inconscientemente religiosa y puritana, de que que el hedonismo y el placer son pecado, que para eso no vinimos al mundo, y que la violencia que vemos no es más que el castigo que merecen los malos. Adoctrinamiento puro y duro…

Anuncios

6 Respuestas a “Los medios, el doble baremo y la hipocresía universal

  1. Estoy de acuerdo. Somos muy puritanos a veces. Sí el niño tiene edad para ver como Rambo se carga a un charlie con un misil entonces tiene edad también para ver cómo Rambo se libera del estrés post-guerra 🙂

  2. Lo jodido de todo esto es lo asumido que lo tenemos, esa hipocresía de la que hablas y que ejemplificas de manera tan gráfica te las encuentras cada día, a cada momento, en nuestra sociedad.

    Te valdrían también para ilustrarlo los temas de drogas, las diferencias de género que ya estuvimos comentando en un post del refugio tiempo atrás, los mass media, la política y tantas y tantas más. La gente lo sabe, lo ve y lo acepta como algo que pertenece a la normalidad. Nos hemos cargado el mundo con nuestras mierdas, y esta que relatas, amigo Apache, es otra de ellas.

    Un saludo.

  3. Estoy de acuerdo contigo, pero hay un detalle que siempre comento cuando se habla de este tema. Ver una escena con contenido erótico, con compañía, es bastante más incómodo que ver una escena violenta. Por ejemplo, cuando yo era pequeño, ver una escena violenta con mis padres no me suponía ningún problema, pero una escena “amorosa” pues…

    Recuerdo estar viendo con mi madre una película super violenta de un americano que vive en Japón y aprende karate para acabar con una mafia. El tío machacó sin piedad a un centenar de mafiosos…y ni mi madre ni yo pensamos en cambiar de canal. Pero luego el chico estaba practicando karate con una japonesa, es derribado, ella se pone encima y se empieza a quitar el kimono…y hubo cambio de canal consensuado…

    • Es exactamente de eso hablo, así somos la especie humana. Nos indigna y avergüenza un acto natural como es el sexo y nos sentimos cómodos con la violencia. Yo con mi pareja, he intentando cambiar esa mentalidad cuand vemos pelis con mis niñas, pero de una forma distinta: de la forma que nos incomoda que vena escenas que insinuen sexo, de esa misma forma evitamos en lo posible las escenas de violencia, y eso es algo que comienza en la misma casa.

      Se que es muy dificil, pero creo que si nos quitamos prejuicios de encima, podemos criar mejor a nuestros hijos, pero lo que hay es algo normal, más aún cuando existen casas donde es la más normal del mundo que papá golpee y grite a mamá, ves de donde viene la cosa?

      • Sí, y estoy de acuerdo contigo. Es algo que viene de la educación y el entorno familiar. Cuando yo era adolescente, algunos de mis amigos hablaban libremente con sus padres de relaciones, sexo, etc. Yo todavía no lo hago (ni lo haré nunca). Me gustaría que, cuando tuviese hijos, ellos se sintiesen más cómodos con el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s